Por Lundy Bancroft  Basado en unas secciones de Why Does He Do That?: Inside the Minds of Angry and Controlling Men  (¿Por qué él hace esto?: En las mentes de los hombres enojados y controladores)

 copyright 2007 Lundy Bancroft

traducción copyright 2009 Susana Tesone www.asapmi.org.ar

****   La  Asociación Argentina de Prevención de Maltrato Infanto-Juvenil (ASAPMI) proveyó esta traducción del artículo “Assessing Dangerousness in Men Who Abuse Women.” Por favor visite asapmi.org.ar para aprender más sobre ASAPMI.   *****

Se ha acumulado un cuerpo de investigación considerable sobre la posibilidad de predecir la peligrosidad en los hombres que golpean. El trabajo de Jacquelyn Campbell y de Neis Websdale ha sido particularmente importante y profundo en este sentido.

Los programas para maltratadores, los y las profesionales y las propias mujeres maltratadas, necesitan evaluar el potencial que tiene un maltratador en particular para matar o dañar peligrosamente a su ex o actual pareja y a cualquiera de los niños/as involucrados/as. Ha surgido un suficiente número de factores de riesgo que tienen valor predictivo para hacer esa evaluación.

Sin embargo, la evaluación del peligro que presentan los hombres que maltratan a las mujeres está lejos todavía de ser una ciencia exacta. Existe documentación de asesinatos cometidos por hombres cuyo perfil previo no los hacía aparecer como teniendo el potencial para una violencia tan cruel o severa. Por lo tanto, todas las mujeres deberían ser alentadas a trabajar con un abogado entrenado en crear un plan de seguridad, y también a tomar seriamente las intuiciones que tienen sobre la peligrosidad de una pareja o ex pareja, aún cuando éste no exhiba un gran proporción de los factores de riesgo listados más abajo:

Los factores que deberían ser considerados particularmente serios incluyen:

a) La mujer siente en las ‘tripas’ que el hombre podría matarla a ella o a sus hijos/as, o podría cometer un serio y peligroso ataque contra cualquiera de ellos o de sí mismo.

b) El es extremadamente celoso y posesivo. Esta característica se hace aún más preocupante cuando el hombre parece ser obsesivo, manteniéndola constantemente en el centro de sus pensamientos y dando la sensación de que no puede concebir la vida sin ella. Ha hecho, por ejemplo, afirmaciones como “Si yo no puedo tenerte, nadie lo hará”.

c) Tiene una historia de violencia severa o muy frecuente hacia ella, o hacia otros       individuos tales como parejas del pasado.

d)  La sigue, monitorea por dónde anda, utiliza medios de alta tecnología para vigilarla o la acecha de otras maneras. Sabe dónde vive y trabaja, sabe los nombres y direcciones de su amiga o parientes, o está muy familiarizado con sus rutinas diarias.

e)  Ella está dando pasos para poner fin a la relación, o ya lo ha hecho.

f) Fue violento hacia ella durante el embarazo.

g) Hay hijastros/as involucrados/as.

g) La amenazó con matarla o con herirla severamente, quiso estrangularla o la amenazó con un arma (incluyendo el hacer una referencia verbal a usarla,  aún cuando no la haya blandido realmente).

i) La amenazó con matar a los/as hijos/as o a toda la familia.

j) Tiene acceso a las armas y/o está familiarizado con su uso.

k) Está deprimido,  con ideas suicidas, o muestra signos de que no importa lo que le pase. Por ejemplo, amenazó con matarse si ella lo abandona.

l) Está desempleado.

m) Está alejado de todo, y ninguna relación actual con amigos o parientes es importante para él.

n) Tiene una historia criminal significativa y/o una historia de utilización de la violencia o de amenazar con violencia a otras personas.

o) Abusa severamente del alcohol o de las drogas, especialmente si sus hábitos incluyen un consumo diario o casi diario.

p) Ha sido violento con los/as niños/as.

q) Ha matado o ha sido violento de alguna manera con las mascotas, o ha utilizado otras tácticas de terror.

r) Consume pornografía en alto grado y/o tiene antecedentes o ha perpetrado violencia sexual o degradación en contra de su pareja o de otros/as.

s) Ha exhibido conductas extremas cuando su pareja actual o sus ex parejas han intentado dejarlo.

El estado de conocimiento actual no hace posible crear una fórmula de los factores mencionados como para llegar a categorías de riesgo bajo, moderado o alto. Una presentación particularmente extrema en al menos una de las categorías mencionadas más  arriba puede servir de base para una preocupación seria. Los/as profesionales, mujeres maltratadas y otros/as que intenten utilizar este listado de factores, necesitan aplicar sus hallazgos con sentido común e intuición. Cuando un hombre maltratador parece ser muy peligroso basándose en los factores mencionados o por otras razones, los/las profesionales involucrados con él deberían informar a la mujer maltratada tan pronto como sea posible. Deberían informar  también a los departamentos de policía apropiados, a los/las profesionales de salud mental o de los servicios de protección infantil involucrados con él, y a cualquier otra persona que pueda estar en posición de prevenir que se produzca un ataque criminal. Los programas para maltratadores y otros/as profesionales que trabajan directamente con él deberían informarle que están preocupados/as por la posibilidad de que pueda cometer un ataque serio o criminal, y deberían tratar de persuadirlo de que se dirija a un hospital psiquiátrico, de desintoxicación por abuso de sustancias, u otro recurso que pueda contenerlo y persuadirlo de no llegar a ponerse violento.

Una mujer maltratada debería por supuesto ser informada cuando el hombre está mostrando un patrón preocupante de los factores mencionados, o respuestas extremas en algunos factores o aún en uno solo. La mujer debería ser alentada a participar en un plan de seguridad estratégica. Un plan de seguridad estratégica puede incluir elementos tales como:

a)  Planeamiento de diferentes rutas de escape de la casa.

b) Tener escondidas llaves del auto de reserva y documentos importantes (partidas de nacimiento, tarjetas del seguro médico, tarjetas bancarias) en lugares de donde ella pueda tomarlas rápidamente e irse.

c) Cambiar su rutina diaria, incluyendo las rutas que toma comúnmente para ir de un lugar a otro.

d) Establecer palabras clave con amigos/as, y con sus hijos/as, que indiquen que está en una emergencia, y planear cómo ellos/as tienen que responder si ella las usa.

e) Abrir una cuenta bancaria secreta.

f) Informar a personas en su trabajo del peligro potencial.

g) Informar a los/as amigos/as y parientes del peligro potencial.

h) Involucrar a sus hijos/as en la creación de un plan de seguridad.

i) Permanecer estrictamente alejada de las drogas y el alcohol para asegurar que su juicio esté siempre claro, y buscar para sí misma un tratamiento de desintoxicación si fuese necesario.

j) Avisar al departamento de policía local de su situación de riesgo, incluyendo cualquier amenaza o violencia pasada, y preguntar qué servicios especiales o de protección están disponibles para ella.

Estos son sólo algunos ejemplos de las numerosas estrategias de seguridad que ella puede poner en práctica con la ayuda de un/a especialista en maltrato para aumentar su seguridad. Puede llamar a una línea de ayuda telefónica y desarrollar un plan de seguridad sin siquiera tener que dar su nombre o número de teléfono, asegurando su completa privacidad. Si puede ir a un programa para mujeres maltratadas y encontrarse con alguien cara a cara, mejor todavía.  (Para más información sobre planes de seguridad, ver el libro Safety Planning With Battered Women” [Plan de seguridad para mujeres golpeadas], de Eleanor Lyons, Jill Davies, y Diane Monti-Catania, de Sage Publications).

Si ella le teme a su pareja maltratadora es importante tener un plan de seguridad aún cuando no planee separarse o dejarla por el momento. Si siente que él tiene la capacidad de aterrarla con su violencia, debería empezar a planear ahora cómo va a hacer para mantenerse segura ella y sus hijos/as si se presentara una situación peligrosa en el futuro. Algunas mujeres maltratadas psicológicamente confían en que sus parejas nunca llegarían a la violencia o a amenazas. Sin embargo, mi experiencia es que la mayoría de los hombres maltratadores – aunque no todos – más tarde o más temprano sí llegan a aterrorizar físicamente, aún cuando nunca lleguen a concretar el uso de la violencia. Es sensato que toda mujer maltratada destine un tiempo a considerar cómo responderá si sucede lo inesperado.

copyright Lundy Bancroft. Todos los derechos reservados

copyright de la traduccion de Susana Tesone. Todos los derechos de la traduccion reservados